fbpx

Hace 20 años no me imaginaba poder comprar zapatillas o cojines para mi salón a través de la pantalla de mi ordenador y que alguien me trajese el paquete hasta mi puerta. Igual que a ti me hubiese parecido surrealista.

En los años 90, en mi adolescencia, sabia que algo empezaba a cambiar gracias a internet pero no sabía que acabaría comprando artículos cotidianos sin haberlos visto ni tocado antes.

 

Hoy es el día en que todos compramos productos por internet (algunos más que otros)  porque nos resulta cómodo o incluso más barato que ir a la tienda. Compramos billetes de transporte, hacemos reservas de alojamientos, compramos ropa, libros, películas…

 

¿Hace 20 años te imaginabas todo lo que has acabado comprando por internet? 

 

Con los servicios online vamos un poco más lentos. Estamos empezando a perder el miedo a contar con la ayuda de profesionales que están en la red. Igual que al principio eras reacio a comprar zapatillas por internet porque no acababas de fiarte de si sería buena compra o no también te cuesta confiar en un profesional que no puedes tocar.

Te entiendo. Yo tampoco me imaginaba, hasta hace 5 años, que podía ayudar a la gente a transformar sus casas sin verlas insitu.

Pero, lo cierto es que los negocios online están en auje. Los youtubers, bloggers, influencers…todos estos conceptos que hace cuatro días no existían o al menos no conocíamos vienen pisando fuerte.

En mi caso, fue gracias a un trabajo donde me sentía poco motivada cuando empecé a buscar en la red información sobre blogs y emprendimiento. Descubrí la web de Franck Scipion, un maestro que me envió un mensaje claro: construye un negocio online que amas.

Me quedó claro que podía y debía trabajar de forma online prestando un servicio igual de válido (o mejor) que si fuese presencial. 

 

¿Y cuáles son esas 5 ventajas de contratar un servicio de interiorismo online?

 

 

1. No te tienes que mover de casa ¡Qué cómodo!

 

Cuando tienes una duda o problema que solucionar lo primero que haces buscar el Google.

 

  • ¿Qué tiempo va a hacer mañana en San Sebastian?
  • Receta para lasaña de verduras
  • ¿Cómo pintar un palet de madera para convertirlo en mesa de centro?
  • Reforma de baños pequeños

 

De estas consultas que haces a diario a Google sacas muchas ideas y soluciones. De forma que también puedes confiar en un servicio más concreto y adaptado a tu necesidad especifica sin moverte de casa. Cada día hay más negocios online, más creativos y revolucionarios que funcionan perfectamente y vienen para quedarse.

 

2. La comunicación es más clara

 

Cuando tenemos que escribir tendemos a pensar mejor lo que queremos decir. De forma que las necesidades pueden quedar igual de claras que en una conversación.

 

Además, queda registrado y podemos volver cuantas veces queramos a esas explicaciones que dimos hace unos días atrás. Así nadie tiene dudas, ni el diseñador ni el cliente. Todo claro.

 

¿Y la casa? ¿Cómo se puede ver de forma online?

Gracias a las tecnologías, tan cómodas y fáciles  de usar, que tenemos hoy en día podemos sacar fotos infinitas y vídeos donde podemos ver los espacios, las proporciones, los materiales, colores etc. 

 

 

Todas las herramientas que garantizan la comunicación e intercambio de información están inventadas:

  • Fotos y videos a tutiplén… que no falten porque una imagen vale más que mil palabras.
  • Email. Para escribir o incluso enviar fotos en cualquier momento. Queda registrado y nada se pierde en el camino.
  • WhatsApp. Igual que el email pero a veces resulta más cómodo y rápido. Para compartir fotos, videos sacados en el momento.
  • Cuestionario para entender las necesidades del cliente. Muy fácil de leer y responder. Y queda perfectamente registrado.
  • Archivos en la nube. En lugar de andar enviando correos electrónicos podemos compartir cualquier tipo de información en un disco duro virtual como Google Drive. Aunque no lo conozcas es muy sencillo de utilizarlo. No es obligatorio, solamente es una opción más.

 

 

3. Ahorras tiempo en visitas, idas y venidas

 

Tanto para el profesional como para el cliente supone un ahorro de tiempo.

  • No tienes que ponerte de acuerdo para concertar citas o visitas.
  • Ni tienes que coger el coche para ir hasta la casa del cliente, que también supone coste económico.
  • No tienes que dedicar tiempo extra en cada “visita virtual” porque sabes igual que yo que cuando tienes citas presenciales siempre te entretienes hablando de temas personales, tomando un café…

 

Nota: que conste que me encantan los cafés en compañía y las conversaciones infinitas, pero ahora mismo estamos hablando de trabajo y de sacarle partido a tu tiempo preciado.

 

Gracias al email o WhatsApp compartimos toda la información necesaria, sin depender de la disponibilidad inmediata del otro. Todo desde el sofá de tu casa, sin moverte y durante el rato del día que mejor te viene.

 

* En una visita presencial es más fácil que nos entretengamos. Sin embargo en una entrevista de preguntar y respuestas por email podemos hacerlo más rápido sin distracciones.

 

 

4. También puedes conocer y confiar en el profesional

 

El face to face es importante pero perfectamente puedes llegar a conocer a la persona que está tras la web.

 

Confiar en la persona que te va a ayudar a renovar tu casa es fundamental. También es importante y necesario para mi saber que el cliente con el que trabajo confía en mi. Por eso mismo me encanta escribir posts con contenido de valor. Mi mayor vocación es saber que el trabajo que hago sirve de ayuda.

 

Entiendo que necesitas ver quien soy, cual es mi imagen, cuales son mis aficiones y en definitiva ver que soy una persona real. Por eso mismo las redes sociales son un buen invento para conocernos un poco mejor.

 

 

5. Puedes ver el escaparate  y detalles de los trabajos realizados desde tu sofá, sin tener que ir a la tienda física

 

Todas las fotos de Freepik

 

A veces te da pereza entrar a una tienda porque no te apetece que nadie te pregunte nada. No quieres que te suelten la chapa de,

 

“Estás en el mejor sitio…blablablá”

“El presupuesto lo iremos viendo a medida que vayamos hablando y me cuentes todo durante las siguientes citas…”

 

Lo mismo te pasa cuando tienes que llamar por teléfono para preguntar por un servicio que no sabes si te va a encajar o si va a entrar en tu presupuesto.

 

Preferirías evitarte el trabajo de comparar y ponerte al lío con la mejor de las opciones.

 

A mí me pasa lo mismo.

 

La buena noticia es que puedes consultar el escaparate y los detalles de los proyectos de interiorismo  de un servicio online desde tu sofá, sin molestar a nadie y sin que nadie te vea.

 

Mi web tiene todas las puertas abiertas para que puedas conocer a tus anchas lo que hago, las tarifas y todo tipo de detalle.

 

Más accesible imposible, ¿verdad?

 

¿Y tú que opinas de los servicios online? ¿Ves más ventajas o más inconvenientes?