fbpx

Parece obvio pero no todo el mundo es consciente de lo importante que es sentirse bien en casa de uno mismo. Y es que tu casa debería ser ese hogar en mayúsculas donde te sientes mas cómod@ y a gusto que en ningún otro lugar.

 

¿Por qué debe importarte el interiorismo y la decoración de tu casa?

Porque tu casa es eso: tu hogar, tu espacio de descanso, de relax, de intimidad, lugar donde compartes comidas y muchos momentos especiales.  En definitiva, es tu refugio donde creces y formas una familia…o simplemente haces lo que te venga en gana.

Todos merecemos que nuestra casa sea cómoda y agradable; y tú también.

Pero siempre tienes alguna excusa para no darle la importancia que tiene. Dejas que el tiempo pase:

 

“Bah….ya me pondré a pintar o comprar nuevos cojines cuando pase el invierno…”

O

“Cuando llegue el verano arreglaremos la cocina… sobre la marcha, ya iremos viendo…”

 

Luego pasa el invierno, la primavera y un par de años más.

Sigues con 4 muebles que cumplen las necesidades básicas del día a día. Pero tu casa sigue siendo sosa, sin gracia y aburrida.

 

Cuáles son las excusas para no convertir tu casa y cómo deshacerse de ellas

 

Si además de posponer tareas e ir dejando que el tiempo pase también te escondes tras unas cuantas excusas más ya tienes el plan perfecto para que tu casa siga siendo la misma de siempre.

 

“No tengo dinero”

El dinero ya no debería ser una traba para tener una casa cómoda y bonita. Debes saber que tampoco es cosa de revistas, ni de ricos, ni de famosos de la tele.

¿No te lo crees?

Vía: aquí

 

Hoy en día la oferta de materiales, mobiliario y complementos decorativos es infinita. Hay muchísimas tiendas y herramientas donde puedes adquirir productos y artículos a bajo coste.

Existen aplicaciones y páginas web donde puedes conseguir oportunidades y productos de segunda mano muy interesantes. Es un mundo muy amplio.

 

Mi “amatxi” (abuela en euskera) me enseñó que la calidad hay que pagarla.

Todavía tengo pantalones vaqueros de la marca Diesel y Loys que compramos juntas cuando tenía 16 años. Los pagó ella claro, y no poco.  Los he usado mucho porque me encantaban y siguen estando bien. ¡Gracias “amatxi” por tanto aprendizaje! Tengo dudas de si la talla me sigue sirviendo o no…pero lo cierto es que tampoco me los pongo porque las modas pasan y me apetece renovar armario.

Las tendencias van y vienen y tu también vas necesitando cambios y renovarte de vez en cuando.

Con el tiempo y la experiencia de vida he ido aprendiendo que, a pesar de valorar la calidad  (es genial que las cosas duren), hay infinidad de productos de calidades aceptables a precios asequibles en el mercado.

Así que ya no tengo miedo al “ayyy…no tengo dinero”.

Puedo gestionar mis recursos y convertir mi casa a precios Low Cost.

Porque a pesar de que me siguen gustando los vaqueros Diesel mi armario ya no está lleno de ropa de marca, sino de pantalones de 20 € que me sientan igual de bien. Esto me permite tener mayor variedad y cambiar de armario de vez en cuando.

No renuncio para nada a las marcas, pero ya no son mi prioridad.  Lo mismo pasa en tu casa: no hace falta que  gastes un dineral en muebles de diseño. Tienes un abanico infinito de productos de bajo coste que quedan igual de bien y resultan súper prácticos.

Porque estilo ya no es sinónimo de “mucho dinero”.

¿Para qué quieres hoy en día una casa llena de muebles de calidades top que se conserven durante generaciones?

Necesitas cambios, renovar aires y evolución también en tu casa.

 

“No tengo tiempo”

Utilizas la excusa de la falta de tiempo continuamente. En el fondo te encanta sentirte ocupad@ y decir cuántas cosas haces al cabo de día. Yo también lo hago.  Estamos en esta sociedad loca del “no parar”.

Lo primero que tienes que hacer es ordenar tus ideas y dar los pasos en el orden que corresponde. Así evitaras perder tiempo con idas y venidas.

Si todavía no te has descargado la guía gratuita que he preparado hablando de los 8 pasos que debes dar hazlo ahora mismo aquí.

Estamos en la era de internet y las compras online. Ahora puedes ojear y revisar las características concretas, la imagen de cada mueble o complemento a través de las páginas webs. Esto evitará que tengas que dar muchas vueltas a las tiendas a comprobar medidas y estética de la mesa de turno.

Además ya ni siquiera tienes porque ir a la tienda a comprar el material. Muchas tiendas están preparadas para hacer envíos a domicilio.

¡Fíjate en todo el tiempo que te puedes ahorrar en viajes y dolores de cabeza!

Yo que tengo mucho vicio y me gusta, tocar, cotillear, ver las novedades y en definitiva pasearme por las tiendas, de vez en cuando prefiero ver los productos físicamente. Pero tienes todas las opciones para que el proceso de compra sea cómodo.

 

“Ya tengo muebles que no quiero tirar”

Igual que a ti a mí también me da pena tirar cosas.  Y es que como ya sabes los muebles y complementos de casa duran años, muchos años. Pero es verdad, te has aburrido de ver siempre lo mismo en el mismo sitio.

Por suerte tienes un montón de ideas en la red para restaurar ese mueble que tan aburrido te tiene. Si es que ya te digo que internet es una maravilla y hay cientos de artículos y fotos de inspiración para que esas mesitas de noche cambien de imagen. Lo mismo te digo de esos palets que guardaste hace tiempo “por siiii…..”.

Aprovecha todo la información que tienes en la red para hacer de esos muebles viejos que no están para tirar algo totalmente original y renovado.

¡Piezas únicas porque están restauradas-recicladas-reinventadas por ti!

Y que poco basta para convertir un desecho en una obra de arte:

“No sé por dónde empezar. Esto es un mundo…”

“Vale…todo esto que comentas está muy bien, muy apropiado, blabla…pero no sé por dónde empezar con todo esto… no soy artista ni tengo gusto por esto de la decoración, los coloritos…

Ni falta que hace. Es más sencillo de lo que te parece.

Tal y como te he dicho antes, empieza por leer con atención la guía practica que he preparado donde vas a descubrir de forma sencilla el camino hacia lo que necesitas.

No cabe duda de que sí tienes opinión cuando entras en un sitio que te impacta. Te das cuenta de que estás a  gusto en ese lugar y dices:

“¡Jolín, que elegante!”

Solamente tienes que recordar cómo era ese espacio que te gustó. Toma la foto de ese espacio, de esa revista, de esa imagen que has visto en algún lugar. Haz el ejercicio de recordar como son esos lugares donde te sentiste a gusto.

Y utiliza estas herramientas para inspirarte y buscar esos espacios donde dices…”ala… que chulo”.

  • Pinterest a un portal, red social donde tienes millones de imágenes sobre decoración, interiorismo etc. Solo tienes que filtrar lo que te interesa en el buscador.

  • Revistas de decoración: hay un montón, pero puedes probar con un par de ellas.
  • Casas de tus amigos, restaurantes etc.

 

Haz una lista de esas cositas que te gustaron y guárdalas en un sitio, en una carpeta virtual, en tu móvil, una carpeta física con recortes…

Como te dé la gana pero párate un segundo y fíjate.

 

“No sé qué me gusta. No tengo estilo”

Yo no sé decantarme por un estilo decorativo. Yo que me estoy dedicando a esto no se definirme en firme como amante del estilo nórdico, rústico, vintage, contemporáneo…¡No lo sé! ¡Y qué más da! No hay necesidad de ponerle etiqueta a todo.

No es primordial decantarse por un estilo decorativo.

Lo importante es que tengas identificadas las fotos, muebles, colores que te inspiren y te generen buena sensación.

Y es que te contaré que en un trabajo que hice hace un tiempo la clienta me dijo que le encantaba el estilo vintage. Apenas me envió fotos de espacios que le inspiraban. Así que comencé a trabajar en su proyecto y siguiendo tendencias vintage incluí un mueble de madera antigua, un baúl de cuero y  algo de papel pintado con motivos florales, propios de este estilo.

Cuando recibí la respuesta e impresión de esta primera propuesta la clienta descartó todas estas sugerencias y me envió fotos que había fichado de espacios con muebles muy lisos, blancos,  nada de baúles y nada de papel pintado. Por tanto, vi claramente que esta mujer tenía una tendencia clara hacia lo blanco, muebles de líneas rectas y materiales sencillos. Más propio del estilo nórdico que otra cosa.

Así que más vale una imagen que mil palabras.

¡Ponte manos a la obra ya!

 

–> Ejercicio práctico para comenzar a soñar con la casa que mereces

¿Por qué no te das la oportunidad de soñar con tu casa convertida  en tu verdadero hogar?

Te propongo un juego muy divertido: imagina todo lo que querrías mejorar en tu casa, cómo te gustaría que fuese cada espacio, como te sentirías…

Haz una lista de deseos sin pensar en todos esos condicionantes que te bloquean. No existe la traba del dinero, ni tiempo, ni el incordio de ir de tiendas. Solamente date cancha para pensar en todo aquello que deseas y apúntalo en una lista.

 

¿Cómo lo ves? Cuéntamelo aquí abajo.